La inteligencia artificial en el móvil podría diagnosticar la depresión de forma temprana - Audiencia de Tecnología

sitio web de noticias de tecnología siempre frescas

Ahora

Home Top Ad

Post Top Ad

publicidad 849-219-4534

miércoles, 13 de marzo de 2019

La inteligencia artificial en el móvil podría diagnosticar la depresión de forma temprana


La relación de la inteligencia artificial y la salud se refuerza en un camino en el que los sistemas de aprendizaje automático se convierten en un poderoso aliado en la detección precoz de enfermedades. ¿Imaginas que un móvil pudiera diagnosticar una incipiente depresión de forma temprana? ¡Pues esa tecnología está al llegar!

La transformación digital de la sanidad no solo consiste en dotar a los centros médicos de las máquinas más avanzados en el diagnóstico de enfermedades, sino que pasa por acercarse a los pacientes durante sus rutinas diarias para realizar diagnósticos precoces de enfermedades que pueden derivar en un serio problema para ellos.

Según la Organización Mundial de la Salud, la depresión es una enfermedad que afecta a más de 300 millones de personas en todo el mundo a diferentes niveles. Esto es el equivalente a toda la población de Estados Unidos o a la mitad de toda Europa. La mayoría de ellos o no han sido correctamente diagnosticados, o no pueden permitirse la atención médica necesaria para diagnosticarla.

Diagnóstico precoz mediante el sistema de reconocimiento facial


El sistema de reconocimiento facial no es una novedad en los dispositivos móviles, pero solo los de última generación son capaces de realizar reconocimientos biométricos con la máxima precisión.

Un ejemplo claro lo encontramos en los Huawei Mate 20 Pro, que incorporan un sensor frontal especialmente diseñado para el reconocimiento facial. El sistema biométrico incorporado en los últimos modelos de Huawei que montan el procesador Kirin 980 dotado de doble núcleo NPU dedicado a la inteligencia artificial permite proyectar hasta 30.000 puntos sobre el rostro.




Después, estos puntos son analizados por la inteligencia artificial integrada en su procesador para detectar mejor los detalles de profundidad y forma que resultan imperceptibles para el ojo humano.

Tras este sistema de desbloqueo facial encontramos la clave para diagnosticar los primeros indicios de depresión y otras enfermedades mentales de forma precoz y fiable.

La Universidad de Stanford encontraron un hilo conductor entre los algoritmos que utiliza este sistema de reconocimiento facial integrado en los móviles y los que permitirían identificar patrones y microgestos faciales que se pueden presentar en las primeras manifestaciones de la depresión.

Entrenando una inteligencia artificial para prestar atención a los detalles


La base del proyecto consiste en entrenar a una inteligencia artificial con la base de datos DAIC-WOZ, una de las más extensas y completas dedicada al estudio de la depresión y otras enfermedades psicológicas.

Durante el entrenamiento de la inteligencia artificial los investigadores utilizaron secuencias de vídeo en las que aparecían personas deprimidas y no deprimidas. Gracias al machine learning, la inteligencia artificial detectó gestos, expresiones faciales, tonos de voz y el uso de un determinado lenguaje y estableció un factor comparativo entre las personas sanas y aquellas a las que se les había diagnosticado depresión.



El resultado fue que, tras el entrenamiento, la inteligencia artificial fue capaz de detectar el 80% de los casos en los que la depresión ya había sido diagnosticada. Un excelente resultado para tratarse de los primeros proyectos en esta especialidad.

A diferencia de las enfermedades físicas, los trastornos mentales son más difíciles de detectar ya que solo se tratan cuando el paciente muestra síntomas evidentes de la enfermedad, debe enfrentarse a tabús y estigmas sociales e incluso a la incapacidad de los pacientes para reconocer que están enfermos para comenzar su tratamiento.

La integración de esta inteligencia artificial que permitirá diagnosticar la depresión desde el móvil, facilitaría la detección de los primeros síntomas de desórdenes mentales alertando al usuario del riesgo de empeoramiento o al equipo médico de la situación del paciente.

Un chatbot conversacional que te escucha


La asistencia psicológica todavía se enfrenta a muchas barreras sociales y culturales que consideran como un signo de debilidad. Esto induce a la reticencia del paciente a visitar a un especialista.

El uso de la inteligencia artificial para tratar a pacientes con problemas de depresión o psicológicos ya es una realidad.



De hecho, Sanitas, una de las mayores compañías de servicios sanitarios en nuestro país, ya ofrece a sus clientes una aplicación que se instala en el dispositivo móvil del paciente.

Mediante un asistente conversacional basado en inteligencia artificial y Big data, la aplicación logra identificar problemas de salud mental y lo pone en conocimiento de un especialista sin que el paciente tenga que visitar a otros médicos. De ese modo, el uso de la inteligencia artificial consigue romper el tabú de expresar verbalmente su estado de ánimo y empieza a ser consciente de su enfermedad.

El uso combinado de los sistemas de reconocimiento facial y los chatbots conversacionales basados en inteligencia artificial orientados al diagnóstico precoz de enfermedades abre la puerta a una sanidad 2.0 en la que se abandonan para siempre los modelos de medicina reactiva, en la que solo se tratan las enfermedades cuando ya se han mostrado sus síntomas, a una medicina preventiva donde la enfermedad todavía se puede evitar.

Fuente:Computerhoy

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Bottom Ad

Pages