Smartphone Realme 5 inmensa batería análisis - Audiencia de Tecnología

sitio web de noticias de tecnología siempre frescas

Ahora

Home Top Ad

Post Top Ad

publicidad 849-219-4534

lunes, 25 de noviembre de 2019

Smartphone Realme 5 inmensa batería análisis



Tras haber comenzado su incursión en el mercado español con cierto respeto, probando suerte con unos primeros modelos, la marca asiática realme comienza a ganar tracción y su catálogo empieza a florecer. Apuntan a repetir la jugada de Xiaomi hace un par de años y convertirse en un referente de la balanza entre calidad y precio con smartphones a precios altamente competitivos, y el que hoy nos ocupa se lleva la palma.

 El realme 5 es uno de los dispositivos que la firma ya tenía en su catálogo antes de llegar al mercado patrio y que, ahora, llega para poner sobre la mesa una opción más ante aquellos que busquen un terminal de entrada en el que el precio sea una barrera notable a la hora de decantar la compra. Lo hace a golpe de un estilo que ya vimos en el análisis del realme 5 Pro, el modelo inmediatamente superior a este y con el que comparte algo más que el parecido.

De hecho, son las similitudes con este otro lo que hace más atractivo al realme 5, que pone a disposición de –prácticamente– todos los bolsillos una cámara trasera con cuatro lentes, una pantalla de grandes dimensiones y bien aprovechada y, sobre todo, una enorme batería.


Características, todas ellas, claves a la hora de atraer la mirada del gran público hacia una marca que aún no cuenta con la reputación de la que goza Xiaomi, uno de los principales rivales de realme en su incursión europea.

todo al miliamperio


Que el precio de venta se encuentre por debajo de los doscientos euros (en su modelo base) no es algo que repercuta, en este caso, en gran medida en lo que uno se encuentra cuando se enfrenta al dispositivo. En primer lugar, porque dispone de una apariencia ampliamente extendida en el momento actual, con un panel LCD IPS de 6,5 pulgadas coronado por un pequeño notch y reducidos marcos bordeando la pantalla.

La resolución de la misma no es la mejor del mercado, pero sí suficiente para el segmento del que se trata. Lo vemos reflejado en Netflix, por ejemplo, donde la reproducción se realiza en qHD (960x540 píxeles), algo que es apreciable a la hora visualizar prácticamente cualquier tipo de contenido.

En los bordes y la trasera, de aspecto llamativo pero tacto plástico, es donde más se se aprecia de forma llana, quizá, que nos encontramos ante un terminal sin alardes de ningún tipo. Nada dramático, por supuesto, más aún partiendo del hecho de que muchos de aquellos que sí incorporan cristal en su zona posterior lo hacen sin incluir aportaciones de utilidad, como la carga inalámbrica. La elección de los materiales es uno de los motivos por los cuales realme puede ajustar tanto el precio, y muchos agradecerán que así sea.

Ahondando en el interior del mismo nos encontramos con una configuración que comienza en los 32 GB de almacenamiento interno y 3 GB, con sendas versiones de 4 GB de RAM y una capacidad que varía entre 64 y 128 GB. También se halla el procesador Snapdragon 665, manufacturado por Qualcomm. Juntos son capaces de ofrecer un desempeño razonable, aunque en ocasiones sí se echará en falta algo de potencia y fluidez –correr juegos con gráficos exigentes o pasar de una aplicación a otra rápidamente, por ejemplo–, pero sin llegar a extremos.

Acompañando fielmente al resto de especificaciones se encuentra una mastodóntica batería de 5.000 mAh con la que realme quiere obnubilar al respetable a base de horas de uso. Dos aspectos a destacar que, por pedir, habría gustado ver mejorados: una capacidad de carga superior a los 10W y una entrada USB de tipo C en lugar microUSB. Muy especialmente en el caso de esta última característica, y estando ya al borde de 2020, lanzar un smartphone al mercado sin el estándar de conexión actual es algo que clama al cielo.

Ojos quintuplicados


Uno de los aspectos más llamativos de este dispositivo, especialmente por el precio al que llega al mercado, es la inclusión de una cuádruple cámara en su parte trasera. La marca se asegura, de esta manera, de ofrecer al usuario una buena serie de cualidades que se traducen en una gran versatilidad a la hora de tomar imágenes.

La configuración es muy similar a la que hemos visto en otros terminales, de esta y otras marcas, y se compone de la siguiente distribución:

Principal: 12 MP f/1.8
Gran angular: 8 MP f/2.2
Macro: 2 MP f/2.4
Sensor de profundidad: 2 MP f/2.4
Selfie (frontal): 13 MP f/2.0

Los resultados son exactamente los que uno podría esperar viendo la hoja de especificaciones y que, en lo personal, defraudan poco para su segmento foco. Cuando la luminosidad es buena, las imágenes tomadas con la lente principal y sin aumento (1x), así como aquellas con el gran angular, presentan unos tonos acertados, buen detalle y con un funcionamiento del HDR automático que reconoce las situaciones de forma acertada.

Cuando entra en juego el zoom o la escena presenta una complejidad adicional –contraluz, por ejemplo– el equipo se muestra más insolvente y tiende a mostrar sus flaquezas. En el caso del aumento se ve una pérdida de nitidez notable, mientras que en el situaciones donde el sol incide de manera directa en la lente los tonos tienden a mutar y trastocarse por completo.

El modo noche, por fortuna, es uno de los mejores resueltos en el terminal, algo importante si tenemos en cuenta la relevancia que este comienza a adquirir. Sin alardes, y repitiendo una fórmula vista ya en muchos dispositivos que en ocasiones sí deja unas tomas algo alejadas de la naturalidad, lo obtenido suele ser suficiente para salvar la toma en una situación de baja luminosidad. Es aún más notable en el caso del gran angular, cuyas capturas son inservibles en entornos oscuros si no se hace uso de esta opción.

Conclusión


El realme 5 es un dispositivo pensado para un público muy concreto, que cumple con lo que promete en términos generales y que supone una buena apuesta de la marca por el segmento más modesto de smartphones. El trabajo por acercar toda suerte de características al Fran público es encomiable, denotando la gran competencia abierta entre los fabricantes por lograr captar la atención de los consumidores.

No es menos cierto, sin embargo, que los constantes lanzamientos de dispositivos en el sector, junto con la rebaja en el precio de modelos con pocos meses en el mercado, hace de este un producto uno con un atractivo no tan alto como pareciera en un primer momento.

Pros

Rendimiento solvente
Cámara polivalente
Gran batería

Contras

ColorOS 6 acusa falta de "limpieza" en la interfaz
Baja calidad de pantalla
Sin conector USB-C

Fuente:hipertextual

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Pages